El G7 acordó un impuesto del 15% a las empresas multinacionales