AMLO no aguantó una cucharada de su propio chocolate