Un gobernador en la picota