El gobierno de Estados Unidos comienza a reunir a las familias migrantes separadas