Ignacio Solares, escritura dolorosa y gozosa