El ayuno intermitente puede reducir los riesgos de la presión arterial