Los "iluminadores" ensayos de Ingmar Bergman recogen su pasión por el teatro en La buena voluntad