AMLO, el demócrata camuflado