Fueron años de terror y odio a los migrantes, pero Trump, dicen cifras, deportó menos que Obama