¿Práctica legal? EEUU compra los datos de localización de sus ciudadanos