La comida frita eleva el riesgo de sufrir graves episodios cardiovasculares