La dura realidad para adultos jóvenes de América Latina: tienen más probabilidades de morir por COVID