El triunfo es más cuestión de tenacidad que de casualidad