La fábrica de azúcar que se convirtió en un espacio para el arte