Observan el cuásar más distante conocido, de más de 13.000 millones de años luz