Populistas, reelección y "sorry loser"