Estados Unidos ejecuta a la primera mujer en casi siete décadas