Con fármacos antiguos y económicos se podría frenar pandemia