Trump: ¿acto final?