Cada caída de la que te levantas te acerca más a la persona de excelencia que estás llamada a ser