Incluso en la literatura, el cuerpo de la mujer es proclive a ser juzgado, dice Liliana Blum en la FIL