El COVID-19 ha volteado los reflectores a la otra pandemia: la obesidad