Pérdida de dientes sin dolor ni sangrado, el nuevo síntoma del COVID-19