Si los cambios se van a dar contigo o sin ti, ¿por qué mejor no participar en ellos?