Fin de la historia: se dobló Trump