Giuliani se estrella con las instituciones