Los derechos no se compran en la esquina