El polémico señor López Gatell: lo aman y lo rechazan. Lo cierto es: ya no causa el furor de antes