Algunas de las estrellas más antiguas de la Vía Láctea no están donde esperábamos