Chelsea mantiene el pulso en la cima