100 mil muertos, el fracaso del otro López