Recuerda: ecuanimidad en las caídas y ecuanimidad en los triunfos