El color del gato sí importa