La última vida de Simón, la cinta que le costó nueve años de trabajo al director francés Léo Karmann