Cienfuegos: el terremoto en el gobierno