Dos Bocas: más que aplazar o cancelar, la opción es achicarla