Desnutrición y covid-19, mezcla letal para la Sierra Tarahumara