Enfermedades no transmisibles en Latinoamérica serán una bomba de tiempo