Premios Princesa de Asturias, entre las ausencias y la esperanza