La sociedad en México no le da un lugar digno al artista… y menos a bailarines, dice Isaac Hernández