La mala salud global y una sanidad pública ineficaz alimentan la sindemia