Rumbo a la Casa Blanca: Guerra de milicias y de abogados