Un amplio estudio de rastreo de contactos confirmó el rol de los niños y los supercontagiadores en la pandemia