A pesar de los beneficios, la tecnología aún causa desconfianza