Documentan el caso más antiguo de mutilación facial como castigo en la Inglaterra anglosajona