Trump-Biden, lectura estratégica: el resentimiento y los 538 votos reales