El viejo demócrata y el nuevo populista