Los videojuegos se convierten en el remedio eficaz para combatir el estrés