El debate presidencial confirma la estrategia de Trump: No me voy