La resistencia que no resiste